domingo, 17 de abril de 2011

Luego dijo...



Pero la iglesia oficial (catolicismo) ha seguido actuando como en los días de Galileo, sosteniendo obsoletos dogmas sociales, económicos y de costumbres. Estamos ante una institución arcaica incrustada en la modernidad y de la que sólo va quedando una espectacular estructura cada año más vacía. El catolicismo no hierve y al alto clero le resulta imposible detener la creciente secularización de un mundo en el que a gran velocidad se divulga una explicación no mítica del origen de la vida y del Universo.


Francisco Pérez de Antón  -El gato en la sacristía: Cuenta y razón del declive de la iglesia católica en el mundo-