viernes, 8 de abril de 2011

1984

Autor: George Orwell
Título Original: Nineteen Eigthy Four
Idioma Original: Inglés
Traducción: Rafael Vázquez Zamorra
ISBN: 978-987-580-233-9
Edición: 6ta. edición marzo 2010


La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sus pasos contados.
Winston Smith
George Orwell -1984, cáp. 7, primera parte-


Novela que ha agregado nuevas palabras al lexico de la humanidad, El Gran Hermano, Ingsoc, Neolengua, Telepantalla toman significado en las letras que plasma George Orwell en esta obra. Un gobierno totalitario controla con puño de hierro 1/5 parte del mundo, Oceanía es el nombre de este nuevo superestado que se encuentra en guerra perpetua con otros 2 superestados, el control no solo va a mas alla de la información. El pensamiento, la historia e incluso un nuevo idioma forman las herramientas para el control total y absoluto de la población.


Conforme se avanza en la lectura del libro no deja de preguntarse uno, puede ser posible algo así, un sistema de gobierno que controle todo, que sepa todo, que manipule todo, y tener éxito. George Orwell en su libro da la solución -bastante creativa- a una forma gobernante asfixiante que se ha visto en la necesidad de crear una "Neolengua" en un plan absoluto que busca el poder perpetuo.


Tratar de hablar del libro y no mencionar nada importante es difícil. Cuando se conoce al personaje principal se tiene simpatía por él, un rebelde descontento con el gobierno, mientras avanzamos en su lectura y la aparición de mas personajes, se llega a sentir una total desconfianza con quienes interactuán con él, todo es debido a la atmósfera que nos recrea Orwell, una ambiente gris, frío, desolador. En lo personal desconfié de todos pero absolutamente de todos, es un gran logro sentir esa claustrofobia de que te escuchen, y sepan hasta lo mas profundo de tus pensamientos fue aterrador. La manipulación de la información de la historia es increíble y aun así es posible creer que se pueda realizar. La guerra es solo un medio para el control,  la poca comida y el nuevo idioma (Neolengua) sirven para tal cometido, incluso el coito es solo por motivos de procreación y no de disfrute si no se quiere sufrir grandes penas. No voy a destripar el final, pero es inquietante y en cierto modo me lo esperaba.


A falta de leer Fahrenheit 451, habiendo leído ya "Un Mundo Feliz" estaría completando el tríptico de novelas basados en gobiernos distópicos por excelencia. Si alguna vez quiero formar un gobierno totalitario, en el que por supuesto sería el gran hermano, usaría "1984" como la biblia, y "Un mundo feliz" como el evangelio.